Justicia democrática

Justicia Democrática. La carga procesal
Sergio Salas Villalobos

El Poder Judicial ha incrementado el número de órganos jurisdiccionales. La medida es acertada dada la gran carga procesal que soporta el PJ . Sin embargo, no debe ser la única solución, ya que tan solo la atenúa. El origen de ella, tiene diversos factores, los que deben ser atacados de manera frontal.

El jurista Avendaño Valdez defiende la tesis a favor del crecimiento de los órganos jurisdiccionales. Coincidimos con él, en cuanto a la definición: la cantidad de casos (expedientes) que están sometidos a procesos judiciales y que deben atender los jueces de manera directa. Sostenemos no obstante, que la creación de más órganos jurisdiccionales, no es la única medida posible para mantener controlada la carga procesal.

El crecimiento poblacional, como también lo identifica Avendaño, es otro factor; pero además, la falta de jurisprudencia uniforme y la falta de determinación de competencias de la Corte Suprema. Es correcta la premisa a mayor población, más conflictos, y en consecuencia, mayor carga procesal. Sin embargo, Lima (metrópoli), no puede tener cinco gobiernos judiciales distintos (incluido geopolíticamente el Callao). Existe planteada la propuesta de los Circuitos Judiciales para “desconcentrar” la organización judicial en Lima; y no “descentralizarla”. La ratio (rango de referencia) mundial, es de un juez, para cada 20,000 habitantes, por lo que se necesitaría un aproximado de 450 jueces. Se trata de crear órganos con justificaciones técnicas, considerando, además, el tipo de acceso a la justicia demandada, características de crecimiento social y económico, vías de comunicación, etc.

La falta de jurisprudencia uniforme, diluye la “predictibilidad” en cuanto al sentido de justicia que imparten los jueces. Es más conveniente entablar un litigio y emplear las mejores armas (buenas y malas) para ganar el caso, que procurar una conciliación. Lo contrario, facilitaría las conciliaciones prejudiciales, por cuanto sabiendo cuál es la orientación de la jurisprudencia, no sería lógico arriesgar resultados, perder tiempo y dinero, en algo que se sabe de antemano no será favorable. Esta razón ha hecho que la conciliación no sea eficaz en el Perú.

Por último, la Corte Suprema ¿debe ser de casación o de instancia? La tendencia mundial, es que las Cortes Supremas se reserven para los casos más trascendentales de interés constitucional, nacional o jurídico, repotenciando la funcionalidad de las Cortes Superiores. No resulta prudente distraer la atención de los máximos jueces de una nación en casos corrientes que no requieren mayores exigencias.

El crecimiento desmedido de los órganos jurisdiccionales sin atender a las otras causas de incremento de la carga procesal por si solo no es solución; y lo único que origina, es mayor desconcierto, desorganización y generará una burocracia judicial que hoy es intolerable.

Deja un comentario