Al aeda universal

JJLL2018, 
Certamen Cultural, Poesía
Categoría 2: Medalla de Plata
Gerardo Sánchez – CMLP36

 

Quiso Dios de barro Santiaguino hacer un poeta,
insuflado de universalidad nació el hombre,
César Abraham Vallejo Mendoza, singular el nombre,
y cantar el dolor humano inmortal su faceta.

El común de los hombres no reparó, indiferente,
que acababa la humanidad de parir su genio,
testimoniábalo asi su poema primogenio,
“Los Heraldos Negros” humanísimo y esplendente.

Sus primeros díáfanos días de asolescencia,
discurrían ya con destellos de inmanente virtud,
en genuinas eclosiones de su inquieta juventud;
vislumbrándose, por cierto, del aeda su presencia.

El insigne Vallejo que expresivo sentenciara:
“Mi Santiago dio la materia, la forjó Huamanchuco”,
un telúrico milagro fue de Santiago de Chuco,
que de gran admiración a todo el orbe pasmara.

Va buscando el genio en lontananza mas cultura;
en viaje penoso de cuatro días a caballo,
sorteando la gélida altura de “Pategallo”
en Trujillo culmina su quijotesca aventura.

Estudiar Filosofía y Letras es su vocación;
sustentado su tesis con dominio y dicción galana:
“El Romanticismo en la Poesía Castellana”,
con talento consolida excepcional erudición.

Con modestia funge de preceptor en Trujillo, primero,
horizontes nuevos va buscando hasta Lima, después,
encontrándose que medicina su vocación no es,
otro era su patético, empero a la vez venturoso sendero.

Impelido por el azar del destino heredado,
trasmontando los Andes su cordillera hermosa
hasta Huánuco llega; y en trayectoria fabulosa
preceptor también es de hijos de señor acomodado.

“Los Heraldos Negros”, es el primer libro que edita,
provocando confusión en el ambiente literario,
por la difícil comprensión de tal enjundioso poemario,
que conturba a muchos su inspiración inaudita.

De infame calumnia es víctima encarcelada,
de lo cual dijera: “Momento más grave de mi vida”,
por tortura sin igual dolorosamente sufrida;
portentosa existencia a la que fue condenado.

Apenado por muerte de su amada madre,
decide viajar a Europa decepcionado,
por triste sensación de saberse abandonado,
esquivando al dolor que el corazón le taladre.

En ambiente éste ha de, con más dolor, encontrarse;
fratricida guerra Europea, miseria, hambre,
orfandad, desolación que parece no tener nombre
todo cuando es posible para desilusionarse.

Deja un comentario